Por la escalada del dólar blue, se paralizó la actividad pyme y no hay precios de referencia

91

 

Los empresarios ven con preocupación que la situación pueda extenderse hasta fines de noviembre, después de un eventual balotaje. Advierten que algunas firmas adelantaron vacaciones o cerraron la comercialización.

La estampida del dólar blue, que sumió a la Argentina en una nueva crisis cambiaria, dejó al sector pyme sin precios de referencia y con su actividad prácticamente paralizada. Algunas empresas adelantaron vacaciones o cerraron la comercialización y crece la preocupación ante la posibilidad de que esta situación se extienda hasta fines de noviembre, después de un eventual balotaje. “Ya no se conoce el valor de los materiales”, advirtieron.

“Esta corrida cambiaria nos está afectando a tal punto que la cadena de comercialización ya se ha paralizado; no hay transacciones o son muy pocas las que se realizaron en estos días y se espera que la semana próxima esté totalmente frenado, ya que no se sabe a qué valor se va a vender”, dijo José Luis Ammaturo, presidente de la Cámara de la Pequeña y Mediana Industria Metalúrgica (CAMIMA). “Tratamos de sobrevivir como se puede”, resumió.

También dentro del sector industrial, Paula Jankowicz, gerenta de Administración y Finanzas de Mehcco, planteó preocupación frente a “la inestabilidad del panorama referente a la importación de materiales o maquinarias que no están disponibles en el mercado local”.

“Entendemos que es importante mantener un equilibrio con la producción nacional, pero existen diversos componentes de la cadena de suministro que son importados y, de adquirirlos, afrontamos la incertidumbre de desconocer en qué momento llegarán y a qué valor deberemos abonarlos”, indicó.

Carlos Gervino, vicepresidente de la Cámara Argentina de la Industria Ferial (CAIFE), -que nuclea constructores de stands, estudios de arquitectura y diseño y proveedores- señaló que como el sector vende a mediano y largo plazo (3/6 meses) “se dificulta la proyección en relación con los precios”.

“Los presupuestos de proveedores tenían una vigencia 48/72 horas, pero ahora nadie vende ni da precios, ya que no se conoce el valor de los materiales necesarios para la realización de este tipo de eventos”, explicó.

Para Mario Galizzi, de APYME Santa Fe, “el golpe cambiario de los últimos días beneficia a unos pocos y afecta a miles de argentinos, especialmente al sector pyme, que ve cortada su cadena de producción porque quienes especulan con la corrida dejaron al mercado sin precios de referencia”.

El sector pyme teme una profundización de la crisis

“La situación es complicada, estamos prácticamente en una hiperinflación y la industria se empieza a paralizar. Arrastramos problemas, porque no podemos hacernos de componentes importados; no nos dejan pagar a proveedores en dólares y la industria está endeudada, y ahora empezamos a tener problemas en la comercialización, al desconocer el valor de la materia prima. Hay algunas empresas que han dado vacaciones y otras directamente han cerrado las ventas”, dijo Ammaturo.

El temor del presidente de CAMIMA es que “se siga perdiendo tiempo valioso, porque la industria tiene que seguir y esto puede tener consecuencias en todo sentido”.

“Me preocupa, porque las primeras en verse afectadas, dada su fragilidad económica y financiera, son las pymes, que tratan de sobrevivir como pueden, buscando pasar esta crisis económica sin reducir personal, sin achicarse y sin endeudarse, pero ya muchas están endeudadas en dólares y el futuro sigue siendo incierto, no para la semana que viene, no para el 22 de octubre, sino hasta el 10 de diciembre que asuma el nuevo presidente, los nuevos ministros y que se estipulen nuevas reglas económicas, pero la industria no puede estar parada durante tanto tiempo”.

Gervino dijo que “otra dificultad que afronta la industria es tener artículos varados en Aduana y no saber el valor que van a tener que pagarlos al momento de la descarga, así como problemas vinculados con las ejecuciones de pagos en dólares”.

Al igual que el resto de los industriales, Ammaturo reclamó “certidumbre para trabajar”. Jankowicz agregó que “para las pymes es fundamental cuidar el capital y poder proyectar a mediano y largo plazo para promover el crecimiento de la economía nacional y la estabilidad del mercado”. (tn.com)