Voz Docente repudió los dichos de Celauro y trató de descarados sus cuestionamientos

62

 

Mediante un comunicado de prensa, la Agremiación Voz Docente expresó su más enérgico repudio al «descarado cuestionamiento» que el intendente de Clorinda, Manuel Celauro, hizo a los docentes formoseños por sus quejas en torno a distintos aspectos de la realidad que atraviesan en el ejercicio de la noble y digna tarea de enseñar.

El secretario gremial, Manuel Pereyra indicó «las declaraciones de Celauro caen tan bajo que rayan la peor estatura moral alcanzada alguna vez por los enemigos de la educación pública en nuestro país».

«Pretender, en democracia, que quienes ejercen la docencia no se quejen, y que tampoco lo hagan otros agentes del Estado porque supuestamente hoy gozan de ciertas comodidades en las escuelas, o sueldos un poco más dignos, es ignorar la lucha gremial, decisiva para lograr mejores condiciones de trabajo y recomposiciones salariales que permitan sobrellevar las sucesivas crisis económicas».

Aseveró «el vergonzoso desatino de Celauro da pie también para recordarle que los maestros formoseños no sólo están entre los peores remunerados en el orden nacional, sino que además se encuentran mayoritariamente en la pobreza, pues lo que cobran no les alcanza para cubrir sus necesidades básicas. Ni hablar de los jubilados como maestro de grado, que actualmente perciben 170.000 pesos; una limosna indigna al cabo de toda una vida dedicada a la docencia».

«Esa es la realidad paralela de la educación formoseña que Celauro pretende ignorar. Él valora los avances en materia infraestructura –que por otra parte no han llegado todavía a todas las escuelas de la provincia-, pero se olvida del ser humano, de la persona de carne y hueso, de lo que sufren los educadores que no pueden cubrir la canasta básica familiar», indicó Pereyra.

Contó «nuestra agremiación está y estará siempre dentro del reducido grupo de sindicatos defensores de la educación pública y de sus abanderados, los docentes. Porque son ellos los más desvalorizados por el gobierno provincial al que adhiere Celauro».

«¿De qué nos quejamos? Entre otras cosas de que un atrevido intendente se olvide de la «movilidad social ascendente» es una premisa que su propio partido pregona (aunque últimamente, con sus políticas, haya provocado un descenso mayúsculo)».

«¿De qué nos quejamos? Del autoritarismo de personajes que reproducen con sus expresiones la intolerancia y el desprecio del Poder Ejecutivo Provincial», indica.
«Nos quejamos y continuaremos haciéndolo porque somos voz y la representación genuina de nuestros afiliados», cerró.